martes, 11 de marzo de 2008

Carnaval de Santiago de los Caballeros

Por Wilson Inoa



En la ciudad de santiago la fiesta de carnaval se celebra en los días cercanos a la Independencia y la Restauración, manteniendo muchas de las costumbres ancestrales del carnaval.

En el país existen personajes tradicionales, populares, que se mantienen con carácter permanente y representativo y les dan identidad a los carnavales locales.

El carnaval de Santiago surge y se afianza en la época restauradora, celebrándose primero con un grupo reducido de personas en la casa de La Madama García, situada en ese entonces en la esquina que hoy da lugar al encuentro de las calles 16 de Agosto y Mella.

Nace antes del Centro de Recreo, mucho antes del Club Santiago la tradición de celebrar en sus inicios era la forma reducida, se da la división del mismo en dos vertientes: El Carnaval Social y El Carnaval Popular.

El Carnaval Social tenía lugar en los clubes sociales, en los que se celebraban bailes de carnaval, los fines de semana correspondiente al mes de febrero, uno de estos bailes correspondía al baile de la Reina que elegía cada club (las reinas eran elegidas en los bailes de carnaval de cada club social, existiendo además reinas populares, siendo la primera de ellas Ana Rosa Morel en 1908).

En el carnaval popular eran las manifestaciones del pueblo que también celebraba el carnaval los fines de semanas correspondientes al mes de febrero, en las calles de la ciudad.

En la actualidad, el desfile del carnaval ha tomado una connotación diferente en lo referente a su atractivo, si bien salen algunas carrozas, pero su principal llamativo es la participación masiva de las comparsas, propias de la creatividad popular.

La celebración del desfile el martes antes al Miércoles de Ceniza fue desde el origen del carnaval lo tradicional. Hasta los años 50 se siguió respetando la tradición de culminar el desfile dicho día. Pero después de esta década, estando en el poder Rafael Leonidas Trujillo, por la decadencia del carnaval y por la cercanía de esta festividad a una de nuestras primordiales fechas patrias, como lo es nuestra Independencia, se modifico la fecha y en vez de celebrarse el desfile al Martes antes al Miércoles de ceniza se celebra el 27 de febrero, conjuntamente con la conmemoración de La Independencia Nacional.

Al paso del tiempo, por posición reflexiva del Comité de Fiestas y Costumbres, y aquí en Santiago se ha vuelto a la tradición de celebrar el desfile el martes antes al Miércoles de Ceniza.

De acuerdo con el folklorista don Tomas Morel, ya en 1867 había lechones, nombre de los diablos en Santiago de los Caballeros, con la finalidad de mantener el orden de las fiestas callejeras y las romerías de la población.

Estos personajes provenían de dos barrios populares de la ciudad: La Joya y Los Pepines, los cuales tenían una careta tipo Pato Donald, con una estilizada boca de cerdo.

De acuerdo con la tradición, al encontrarse los lechones de ambos barrios se caían a fuetazos debido a su aparente rivalidad, pero era que no se reconocían entre si, ya que tanto el traje como las caretas eran iguales.

Entonces comenzó la diferencia. Los de Los Pepines le dejaron dos grandes cachos lisos y los de La Joya, los llenaron de pequeños cachitos, naciendo así dos modalidades, enriquecidas luego, cuando los habitantes del barrio de Pueblo Nuevo lo pusieron los chitos al revés, imitando una estela de hermosas margaritas.



Con el tiempo, los largos cachos de los pepineros, para darle mas colorido y vistosidad, fueron llenados de vejigas multicolores.

El traje de los lechones esta compuesto de un mameluco colorido, con cascabeles y lacitos, una capa, y una longaniza que le da varias vueltas a la cintura.

Hay dos versiones sobre su nombre de lechones, una de ellas es que fueron bautizados por el pueblo, por que sus caretas hacen referencia a lechones, cerdos, antropoformos, que, por otra parte era el animal más querido y popular de Santiago.

La otra explica el nombre como un contenido despectivo, dado por la elite, o similitud entre un cerdo, como algo feo y asqueroso, y los enmascarados, personas de barrios pobres, populares, y, por tanto, seres despreciables.

Sea cual fuera la realidad, hoy el lechón es el personaje central del carnaval de Santiago, del cual nadie se avergüenza, sino que, por el contrario, se sienten orgullosos todos los santiagueros, a imagen de la clase social a la que pertenezcan.

El lechón se puede definir como una expresión popular cuya peculiaridad se caracteriza por ser una representación de la imagen diabólica con aspecto animalesco que consta de una careta, un mono que cubre hasta la cabeza, zapato o tennis, un rabo largo enrollado a la cintura denominado popularmente morcilla (que termina metiéndose por entre las piernas) vejiga en mano y fuete.

La lista que existe de participantes en cada año de lechones en el carnaval es enorme, tenemos el caso de Miguel Polanco que comenzó en el 1964 en el barrio de Los Pepines donde nació, actualmente vive en Cienfuegos organiza grupos de lechones en esa comunidad para mantener vigentes estas tradiciones carnavalescas y es miembro de MOCASA Movimiento de Carnaval de Santiago; Robín Ulloa Aracena comenzó a partir del 1980 formando parte en diferentes agrupaciones carnavalescas de Santiago obteniendo reconocimientos y premios con las agrupaciones: Los Hijos de Toni Vargas, los Nietos de Toni Vargas, logrando primeros lugares en varios desfiles barrial incluyendo los miembros de su familia su esposa Isabel Rodríguez considerada pionera (lechona) en la participación del carnaval la cual fue descubierta por Freddy Veras Goico en una participación en su programa del Gordo de la Semana, en vista de que su rostro siempre estuvo cubierto por su careta, y su hijo Robinsón de Jesús Ulloa Rodríguez, Roberto Aracena hijo mayor de Robin forman parte de FELECSA; Luís Germán Collado lleva 24 años participando y es miembro fundador de FELECSA al igual que José Castillo, Roberto Ulloa, Carlos Batista, ing. Carlos Juan, entre otros; UCASA Unión carnavalesca de Santiago es una entidad que también contribuye con el desarrollo del carnaval de Santiago.

Con motivo del carnaval se han creado concursos para seguir manteniendo las tradiciones en este genero del arte, organizado por la Dirección Provincial de Cultura y el Museo Don Tomas Morel para este año 2008 se trabaja con XVIII versión del concurso de arte grafico de carnaval y a la XLIV versión del concurso de Caretas Don Tomas Morel.

En su cuadragésima cuarta versión, el concurso de caretas premiará los mejores trabajos en los renglones caretas pepineras, joyeras, en versiones tradicionales y artísticas, para los cuales hay designados premios para los tres primeros lugares.

En estas actividades participan una población considerable de personas que poseen muchísimo talento en este arte tradicional y creativo como es el caso de los artesanos: Manuel Jiménez, Ruth Alexis Rodríguez, entre otros.

En otro orden la facilitadota Gisela Peralta lleva varios años realizando talleres de caretas en tamaño miniatura en el Centro de la Cultura de Santiago, en un periodo de tiempo enero febrero.

Hablar del carnaval de Santiago tendría que tomar en cuenta otros personajes tradicionales que participan en el carnaval como es el caso de Roba la Gallina, Nicolás Den Den, Los Indios, El Papelón, La muerte en Jeep entre otros.

Róbala gallina aunque en La Vega hay una anécdota sobre un ladrón que fue paseado por el pueblo con una gallina en las manos, como cuerpo del delito y que dio origen al Róbala gallina, su integración al carnaval en varios pueblos del país se debe a que es un personaje-identidad, un personajes-raíz, de origen africano que simboliza de la fertilidad, tal como ocurre en Puerto Rico y en Cuba.

La comparsa es espontánea y termina con la recolecta de dinero por la trama presentada.

El colorido de esta comparsa se denota al ver la lucidez del personaje y el coro de los muchachos que le acompañan al decirle: Róbala gallina, palo con ella… ay ti; ay, ti…manatí…, ton…ton… molondrón…

Nicolás Den- Den Cuenta la leyenda que a Santiago llego un circo, pero que al irse, un oso apodado Nicolás Den- Den, con su entrenador se quedaron en esta ciudad.

En el próximo carnaval, el oso y entrenador pasaron a divertir al pueblo con sus números espectaculares.

Amos murieron, pero quedaron vivos en el carnaval, ya que año por año Nicolás Den-Den todavía esta presente y es un personaje de identidad de Santiago de los Caballeros.

La Muerte en Jeep es un personaje que se manifestó en tres; una de ellas era un lechón con careta de carabela y la otra era un hombre que iba con dos palos largos paralelos, sobre los brazos, que terminaban en zapatos con una sabana por encima. El hombre iba rezando y parecía un muerto.

La Muerte tiene un traje negro, tipo mameluco, con huesos pintados de blanco, simulando un esqueleto andante, con guantes blancos, una mascara simbolizando una calavera.

Es uno de los personajes más característico y más antiguo del carnaval dominicano.

Se me muere Rebeca en el Atlas folklórico consideran que originalmente es un personaje de Santo Domingo el cual representa una crítica social a los servicios de salud para los pobres. Una madre de un barrio popular, desesperada, al no tener dinero para curar a su hija, sale por las calles con una muñeca, denunciando que se le muere Rebeca.

El Papelón personaje callejero: un hombre vestido de mujer, con falda larga coloreada. Esta mujer ficticia es perseguida por un hombre al cual provoca con picardía e insinuosamente le grita ¡A que no me quemas el papelón!

El muñeco aunque algunos investigadores la atribuyen su origen en Villa Vásquez, lo cierto es que el Muñeco es un personaje que aparece en los carnavales de La Vega, Santiago y la ciudad de Santo Domingo.

En este personaje de carnaval siempre pone al espectador en un situación difícil, pues al finalizar el baile muchos no han decidido todavía si es un hombre que carga al muñeco o un muñeco que carga un hombre; pues se trata de un disfraz tan bien hecho en el cual se aparenta una persona cargando otra.

Según el folklorista Fradique Lizardo el origen de este baile es antiquísimo y de una extensión muy grande, pues se encuentra dibujado en ánforas griegas de 250 años antes de Cristo. Pero también se haya en África occidental.

En esta ciudad también podemos encontrar otros personajes que forman parte de las festividades carnavalescas de Santiago por su presencia en esta fiesta popular: Papá mi hijo, los Tiznaos, los enlodados, los Indios el Sr. Lirio Bienvenido lleva mas de 30 años presentado esta tradición en el carnaval de Santiago.